Cuando vas a empezar un negocio tienes dos recursos: el tiempo y el dinero. Idealmente, la recomendación por inteligencia financiera es no ocupar tus propios ahorros, sino invertir tu talento y tiempo en avanzar lo que más alcance. Luego, cuando necesites más capital para construir un mínimo producto viable, la primer fuente es la conocida en inglés como family, fools and friends, o sea el capital que puedes levantar de tus círculos más cercanos.

¿Qué tanto puedes aguantar para sostenerte de esta clase de recursos? es muy relativo al producto/servicio que estés desarrollando. Luego de agotar estas posibilidades, tienes la opción de conseguir un capital semilla.

Qué es y para qué se ocupa

Con ánimos de sentar una base para las expectativas cuando de obtener capital en etapa temprana se trata, diferenciemos el escenario del capital de riesgo en Estados Unidos del que ocurre aquí en Latinoamérica.

En EE. UU. los montos que entran en la categoría capital semilla están entre los US$100.000 y los US$ 500.000. Si están por debajo de los cien mil dólares, se le llama “pre-seed” o presemilla. Mientras que en América Latina van desde los US$ 30.000 hasta los US $200.000.

Conocer esta diferencia es vital para llegar a negociar una ronda de inversión. Sucede en repetidas ocasiones que por falta de contexto emprendedores en Latinoamérica buscan montos altísimos -con base en una valorización inflada de la compañía- sin tener suficiente validación.



Capital de semilla en Latinoamérica vs. en EE. UU

El capital semilla es un primer financiamiento que se consigue a través de bancos, fondos del gobierno, incubadoras y ángeles inversionistas para validar el problema que buscas resolver, el cliente a quien apuestas ayudar y la solución que quieres desarrollar.

Es importante aclarar que hay algunos emprendimientos que consiguen capital semilla en etapa de idea y hay otras que lo buscan cuando tienen algo de validación (usuarios, ventas, visitas a un sitio web etc).

¿Cuál es el mejor momento para buscarlo? Hace 10 años las entidades de apoyo al emprendimiento eran más abiertas a recibir ideas en papel -o sea sin ninguna validación-, pero con el tiempo el ecosistema ha ido aprendiendo y la validación se ha convertido en un criterio clave a la hora de apoyar proyectos en etapas tempranas.

El capital semilla es el primer escalón dentro de la curva de financiamiento de una startup.

Formas de conseguir capital semilla

Opciones Equity-free

Se refiere a aquellas ayudas financieras que entregan personas u organizaciones sin el interés de tener una participación en la empresa, o sea no toman acciones a cambio del dinero entregado. En esta categoría entran:

Fondos concursables

Es altamente recomendable que agotes las oportunidades que ofrecen los gobierno y otras aceleradoras Equity-free en el mundo.

  1. En Chile: CORFO, Capital Abeja, Start-Up Chile.
  2. En Colombia: Innpulsa.
  3. En Argentina: IncuBAte, fondo semilla del Gobierno.
  4. En Perú: Startup Perú.

El punto en contra de este tipo de financiamiento es lo dispendioso de la postulación y los informes que hay que rendir durante y al final del proyecto.

Préstamos bancarios

La ventaja de los préstamos es la libertad de uso de los mismos. El contra, que tienes que pagar tasa de interés y dependiendo del país y del banco hay diversas barreras de entrada.

Plataformas de crowdfunding

El financiamiento colectivo es una excelente opción de capital semilla pues precisamente está pensado para etapas tempranas, ya que los inversionistas pueden invertir montos pequeños, minimizando el riesgo inherente en compañías que están iniciando. Otro punto a favor del crowdfunding es que se le puede sacar provecho como estrategia de posicionamiento, especialmente en el caso de los productos que podrían convertir a los involucrados en la campaña en clientes.

Hay varios tipos de plataformas de crowdfunding:

  1. De recompensas: es el tipo de crowdfunding más conocido gracias al boom de plataformas como Kickstarter e Indiegogo. Consiste en una plataforma donde puedes abrir una campaña para recaudar dinero y según el tamaño de los aportes entregar una recompensa como el producto que vendes, una pieza de merchandising u otra.
  2. De donaciones: funciona con la misma lógica del de recompensas con la diferencia de que es especial para causas sin fines de lucro.
  3. Crowdlending: es un préstamo colectivo. En vez de pedirle al banco, le pides a varias personas a cambio de devolverles lo que te prestaron con un interés.
  4. Equity Crowdfunding: se trata de recaudar financiamiento de varias personas a cambio de entregar participación en tu empresa. Los montos en este tipo de plataformas son más grandes que en los de donaciones y recompensas porque hay un interés de retorno intrínseco.
  5. Equity crowdfunding directo: A través de la plataforma los inversionistas pueden invertir un una startup, adquiriendo una parte de la empresa.

    Equity crowdfunding indirecto: Para poder invertir las personas tienen que formar parte de un grupo llamado Syndicate, un vehículo que agrupa varios inversionistas para co-invertir en una startup. A diferencia del directo, no hay una persona que aparezca en la tabla de capitalización de la compañía, sino que el porcentaje adquirido está bajo el nombre del Syndicate creado para este único propósito.

    Founderlist por ejemplo, trabaja con ambos modelos. En el indirecto, startups obtienen capital de un Syndicate conformado por un líder inversionista experto y backers que lo acompañan; y en el directo, la startup puede recibir inversión de una sola entidad que entra derecho al CAP Table, puede ser por ejemplo un Family Office o un fondo de venture capital.

Únete a la vitrina de Startups

más grande Latinoamérica



Inversionistas ángeles

Son personas que generalmente aportan capital en la startup porque sienten una compatibilidad no solo profesional, sino personal con el equipo de emprendedores. O sea, creen en que son capaces de llevar una idea a otro nivel y por eso apuestan en un escenario con tanta incertidumbre.

El desafío de esta forma de capital semilla es encontrar los ángeles adecuados. Invertir es un asunto delicado, no solo porque hay dinero en juego, sino porque es una cuestión de relaciones y como en toda relación debe haber varios pilares como la confianza y la comunicación para que sea fructífera.

Dado que invertir en startups es una opción que la minoría considera en su portafolio, debido al riesgo asociado, es muy importante que quienes lo hagan personalmente, sepan a lo que se enfrentan y el compromiso que adquieren. Un buen ángel inversionista no es alguien que entrega su dinero y solo se comunica para pedir resultados económicos, por el contrario, es alguien que está dispuesto a aportar con conocimiento y/o contactos para que a la compañía le vaya bien.



Siempre busca capital inteligente

La base de una búsqueda acertada de capital semilla es tener la consciencia de que el dinero por sí solo no es suficiente. Si no lo sabes gestionar, puede que consigas millones, y los malgastes rápidamente. Por eso, enfócate en conseguir capital inteligente, que desde el comienzo construyas una red de personas que puedan agilizar el crecimiento de tu startup a través de mentorías y red de contactos clave.



¿Qué evalúan los inversionistas a la hora de entregar capital semilla?

  1. Equipo: cuando estás empezando, tú eres tu empresa. No se puede predecir el futuro pero si se puede proyectar una forma de comportamiento con base en el pasado. Por eso, son relevante los logros que hayas tenido a lo largo de tu vida y mucho más contundente si tienen que ver con la industria en la que estás emprendiendo..
  2. Producto o servicio: Como en una primera cita amorosa, no puedes saber realmente cómo será la relación, pero si puedes saber si te atrae la persona. Lo mismo pasa con un emprendimiento: “¿tu producto o servicio es o no es sexy?”. Será mucho más fácil conseguir financiación si cautivas con lo que estás haciendo. Y esto depende tanto de las características del producto/servicio como de la situación de la industria en la que estás haciendo negocios. Hoy en día todo lo que tenga Inteligencia Artificial, Realidad Virtual o Blockchain llama la atención.
  3. Tracción y pruebas sociales: Dentro de toda la incertidumbre que conlleva una startup, la tracción es el polo a tierra. No se trata de haber vendido mucho dinero, porque si fuera así, no necesitarías capital semilla, pero sí es apropiado contar con validación, lo que puede ir desde conversaciones con clientes potenciales hasta ingresos.
  4. Estrategia de crecimiento: Cómo llevarás tu startup a crecer una vez encuentren el modelo de negocios repetible y escalable? La visión es una de las cualidades críticas de todo gerente de un negocio. Si no la tienes, sembrarás inseguridad en los inversionistas.

Por último, recuerda que en etapa temprana, los dos pilares para encontrar capital semilla son: el equipo, en el que es ideal que haya al menos una persona con perfil técnico relacionado al rubro de la startup y otra con perfil de negocios; y el problema que resuelven: ¿es relevante? ¿tiene potencial global?. Con estas dos piernas firmes, la idea, el modelo de negocio y la estrategia de crecimiento pueden irse puliendo en el tiempo. Pero si están débiles, la inversión podría ser un desperdicio.