Blog headerblog

Invertí en una startup. Ahora cómo recibo los retornos?

Todos los inversionistas ángeles hemos imaginado la increíble posibilidad de recibir retornos exponenciales en una inversión. Aunque la probabilidad de elegir el próximo Facebook es baja, la emoción de apostar por una nueva startup que tiene la posibilidad de multiplicar una inversión por 10 o 100x puede llevar cualquier persona a querer invertir.

Pero hay que ser realista también; a cambio de esa apuesta, existe la fuerte posibilidad de que la startup fracase y que uno pierda toda la inversión. Dentro de una cartera de diez startups, siete fracasarán en los primeros cinco años, dos devolverán la inversión original y una generará retornos exponenciales.

Por eso se recomienda invertir poca plata en varias startups; así uno puede mitigar el riesgo de perder todo y aumentar la seguridad de recibir retornos de al menos una o dos inversiones. Por ende, los retornos brutos también serán más bajos.

Claramente, los retornos económicos no son la única razón que uno decide invertir en startups. El deseo para apoyar a un equipo innovador, la habilidad de “emprender a través de otros” y el formar parte de las tecnologías del futuro juegan también en la decisión para ser inversionista angel.

Sin embargo, una de las preguntas que más recibimos en Founderlist es: como recibo los retornos de mi inversión? Aquí abordaré las tres maneras que una startup puede devolver una inversión (¡ojalá con retornos!) y en cuanto tiempo se debería esperar que se devuelva el dinero invertido.

 

1. Recuperación de la inversión en startups por dividendos.

Los dividendos son un modo de retorno poco común en el mundo de la inversión ángel. Sin embargo, pueden ser una muy buena opción para inversionistas que buscan retornos más seguros y no quieren apostar por el exit gigante.

Un dividendo es un pago para todos accionistas - cada cuarto de año o una vez al año - que empieza en cuanto un negocio sea rentable y esté creciendo. Este sistema hace que un inversionista pueda recibir retornos mucho más rápidamente (aunque sean más pequeños) que esperar para una adquisición o IPO. Siguen siendo pocas las startups que se adquieren alrededor del mundo, así que los dividendos son un retorno mucho más seguro.

La decisión de tomar este tipo de retorno depende de las metas de la startup. En una compañia tecnologica de muy alto impacto, los dividendos pueden retrasar el crecimiento exponencial y minimizar la posibilidad de un exit. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo y una compañía aún no logra ser adquirida, su crecimiento comienza a normalizarse. En ese caso, los dividendos (especialmente si uno tiene Preferred Stock) serian la mejor opción para recibir los retornos de la inversión.

 

2. La startup es adquirida en una exit.

Cualquier inversionista ángel sueña con la adquisición de una startup que le de retornos del 10-100x de su inversión original. En ese caso, una compañía compra todas (o una mayoría) de las acciones con cash, ojalá con una valoración más alta de la que tuvo en la ronda de inversión. La compañía que adquiere la startup también puede pagar con acciones.

Para la mayoría de inversionistas, un exit les devuelve su inversión original más un múltiplo que depende del costo de la adquisición. Los inversionistas líderes o fondos de capital de riesgo (venture capital) también se pueden llevar un porcentaje del precio final por medio de un Carry, un premio que se les entrega por aportar con capital inteligente durante todo el proceso de crecimiento de la startup.

 

3. La startup se vende publicamente en un IPO.

Un IPO (Initial Public Offering) es la primera oferta pública de acciones en la bolsa de comercio por una startup. En ese caso, los previos accionistas (inversionistas, empleados y fundadores) pueden vender sus acciones en cualquier momento para recibir retornos en su inversión.

Mientras el ecosistema de startups en Latinoamérica va madurando, probablemente veremos más IPOs en la próxima década, lo que generará retornos grandes para sus inversores tempranos. Ya en el 2018, Brasil tuvo dos IPOS - PagSeguro y StoneCo - que levantaron más de US$3B cada uno. Otros conocidos IPOs incluyen el de Facebook en 2012, lo que fue el más grande de la historia (US$104B), o el de MercadoLibre donde vendieron sus acciones a US$18 cada uno en 2007.

 

En todos estos casos, no se debería esperar ver retornos en menos de 7-8 años. Son muy escasas las startups que van de cero a IPO o adquisición en solo 2-3 años. Por ende, uno no debería esperar ver retornos dentro de los primeros años; la inversión en startups requiere de mucha paciencia y fe.

Lo mejor que uno puede hacer para asegurar que la startup siga creciendo es apoyar con redes, consejos o experiencia, aportando capital inteligente al equipo fundador.

 

Si quieres invertir en una startup y no sabes donde empezar, dirígete a nuestra página cómo invertir a través de Founderlist para más información.