Blog headerblog

Cómo llegué de la bolsa de comercio a inversionista angel

En la búsqueda para optimizar mi portafolio de inversiones, me di cuenta del impacto que uno puede tener como inversionista ángel en una startup de alto impacto.

El mundo de venture capital e inversiones en startups no tiene por que ser un negocio reservado para ex-emprendedores y grandes inversionistas. Hoy existe la posibilidad de poder aportar al crecimiento de un negocio de alto impacto con relativamente poco capital. Las personas que trabajan en áreas más tradicionales pueden reservar una parte de su portafolio de inversiones para startups también. Esto lo digo como ex-corredor de bolsa y actual inversionista angel y emprendedor.

Desde los 20 años, me ha fascinado el mundo de la inversión. No siempre fue así; de hecho, de joven quise meterme al negocio de la música. Pero después de un curso de inversión en la universidad, quise entender el tema más profundamente. Empecé a hacer trading mientras estudiaba y al graduarme, entré a trabajar a una corredora de bolsa. Aunque la inversión me gustaba mucho, después de cinco años decidí renunciar para explorar otras oportunidades.

Sin embargo, nunca perdí mi pasión por las inversiones ni dejé de manejarlas, ni siquiera cuando fui a viajar para despejarme o cuando empecé a apoyar a mi hermana en su propio emprendimiento, BOA Restoran. Estaba interesado en explorar la idea de crear la cartera de inversiones más eficiente posible y me di cuenta que el asset que me faltaba eran las startups.

A pesar de mis muchos años estudiando inversiones, no tenía idea cómo valorizar una startup o cómo elegir una oportunidad de inversion. Así llegué a Founderlist -el resto es una historia mucho más larga- y empecé a entender cómo una inversión en startups podría agregar valor al portafolio de una persona que solamente conoce de inversiones y negocios tradicionales.

Hay dos razones que una persona no ligada al emprendimiento debería considerar invertir en startups: los retornos y el lado emocional.

Los retornos: Todo tipo de inversión tiene un riesgo y un retorno; las startups son una inversión de muy alto riesgo y por ende, tienen la posibilidad de dar retornos del 10-20x, si es que son exitosas. Las demás fallan y la plata se pierde. Por esto se recomienda no invertir más del 5% de su patrimonio en startups.

El lado emocional: Entraré más profundamente en este tema en un blog a futuro. Invirtiendo en esta etapa de la compañía, además de participar de grandes retornos, vas a apoyar al desarrollo de todo un ecosistema que está en constante búsqueda de mejorar la forma en que vivimos. Puedes participar más directamente en su proceso de crecimiento, lo que es mucho más gratificante que una inversión tradicional.

Ahora en Founderlist, he sentido el impacto directo que hemos podido tener sobre las 4000+ startups y 500+ inversionistas en nuestra plataforma y estoy emocionado por seguir trabajando con inversiones que agreguen valor al ecosistema y al desarrollo de economía local.

Si quieres saber más de las oportunidades de inversión en startups latinoamericanas de alto impacto, dirígete a nuestras Oportunidades de Inversión.