headerblog

Hablamos con la fundadora de la 2.ª startup chilena que hizo un exit en 2018

¿Cuál es la historia detrás de la adquisición de The Bonding? Invitamos a Irene Schlechter, su fundadora, a conversar en el episodio número 11 del podcast La Revolución de las startups. La compañía fue comprada en 5 veces la valorización inicial, por el Grupo DNA, consultora multinacional de recursos humanos presente en seis países.

“Lo que buscábamos con The Bonding era cambiar lo que pasa en muchos países de Latinoamérica donde sesgos como: de qué colegio saliste, de qué universidad eres, dónde vives, quiénes son tus amigos, impiden que gente talentosa acceda a cargos interesantes dentro de organizaciones.” Irene Schlechter.

 

 

¿Quién es Irene Schlechter?

Soy psicóloga de la Adolfo Ibañez y Magíster en Psicología Laboral de la misma universidad. Trabajé durante 10 años como directora y gerente de recursos humanos en organizaciones multinacionales en varios países de Latinoamérica, y en 2016 decidí emprender junto con mi primo, Hans Schlechter.

 

¿Por qué emprendieron?

Primero, porque veíamos cómo se venía esta ola de startups y de fondos de apoyo, tanto de CORFO como de incubadoras; en general el apoyo por parte del ecosistema de emprendimiento chileno estaba muy fuerte y cada vez más con mayores posibilidades de hacer realidad una idea que tenías en mente.

Y dijimos: - bueno, ¿Por qué no intentarlo?-  Así que nos atrevimos y nos pusimos a trabajar en The Bonding.

 

¿Qué hace The Bonding?

The Bonding es una plataforma digital que hace match entre candidatos y empresas en base a su compatibilidad en cinco categorías: cultura, carrera, liderazgo, intereses y el trabajo mismo - o sea, la vacante disponible-.

Así, te permite conocer cuál es tu empresa ideal, respondiendo las preguntas en la categorías mencionadas anteriormente.

 

¿Cuántos usuarios tienen actualmente?

Cuando estábamos en negociaciones eran unos 20.000 y ahora vamos aproximádamente por 30.000.

 

¿Cómo llegaron a negociar con Grupo DNA - el grupo que adquirió The Bonding-?

Nosotros no los buscamos. Sí tuvimos la idea desde un inicio de hacer un exit en dos años porque creíamos que en ese tiempo podíamos fortalecernos aquí en Chile, tener un nombre, una presencia y un posicionamiento, pero, siendo emprendedores en Chile y teniendo un equipo de cinco personas, no teníamos una estructura que nos permitiera escalar fácilmente a otros países.

Siempre pensamos en una organización con presencia internacional en la industria de recursos humanos y sí habíamos tenido llamados de otras empresas multinacionales desde que la creamos, lo cual fue súper interesante también. Decíamos: - wow, algo estamos haciendo bien-.

Entonces, se acercaron los de Grupo DNA a conversar con nosotros y en menos de 48 hrs ya tenían una propuesta sobre la mesa. Fue muy distinto a los otros coqueteos.

 

¿En cuánto vendieron la empresa?

5 veces la valorización inicial.

 

¿Habían sido clientes de ustedes antes?

No, al ser una empresa en el área de consultoría de recursos humanos, tampoco era un target nuestro.

Cuando me contaron que estaban en 6 países, un equipo de 100 personas y me mostraron la facturación que traían, vi que ellos eran una plataforma, en términos de estructura, que sí agregaría valor a nuestra startup.

 

¿Los que se acercaron  a negociar contigo son chilenos?

No, son de nacionalidad brasileña e italiana. Ésta es la primera compra que hacen de otra empresa.

 

¿Cómo fue la conversación cuando se acercaron a ustedes?

Ellos ya habían hecho un trabajo previo de investigación antes de sentarse con nosotros a la mesa.

De hecho, una de las cosas que me gustó fue que sabían cuándo habíamos fundado la empresa, cuántos usuarios teníamos, cómo funcionaba. Incluso, se habían metido como usuarios dentro de la plataforma.

 

¿Cómo quedó The Bonding después de la adquisición?

Ellos tomaron la participación mayoritaria de la organización, son quienes tienen el equipo. Lo que hicimos fue un proceso de integración en donde yo participé activamente durante seis meses y, en conjunto con las personas de desarrollo e informática más el equipo comercial, vimos qué era lo que teníamos que integrar y cuáles eran las prioridades. Desde abril hasta ahora nos enfocamos en mejorar la plataforma.

Con respecto a la participación, seguimos siendo parte del board con Hans, como socios minoritarios. Y The Bonding ya escaló, llegando a varios países.

 

¿Seguirás trabajando en The Bonding?

No, sentía que era necesario darles el espacio para que le dieran el toque y la fuerza que tienen. Y tengo otros proyectos. Así que se cumplió un ciclo y estoy pensando qué voy hacer.

 

¿Qué aprendizaje te queda de este proceso tan fluido para lograr esa negociación?

Algo que nos funcionó mucho fue la manera en que comunicamos y utilizamos las redes sociales junto a otros medios. Al inicio usamos bastante a los diarios como las revistas, universidades, ferias laborales, Facebook y LinkedIn. Esto era principalmente para atraer usuarios y empresas, pero al mismo tiempo, se empezó a hacer mucho boca a boca y se produjo un boom.

Creo que eso al final fue positivo para que otros potenciales compradores nos vieran. También influyó el estilo de comunicación que emitíamos porque no era la manera clásica. Decíamos: “No seas un candidato, sé tú mismo”, “Encuentra la empresa que haga match contigo”, “No hay nada malo en ti, encuentra la empresa que calce con lo que eres tú”.

 

¿Qué impacto socioeconómico generó The Bonding?

Yo creo que The Bonding es poner horizontal, en igualdad de condiciones, al candidato y a la empresa. Es dejar atrás un paradigma vertical en el que la empresa que toma la decisión está más encima y uno como candidato está abajo.

Cuando le decimos al candidato: -responde esto y te vamos a decir cuál es la empresa en la que serías más feliz- es fabuloso. Es una herramienta que no existe. Sí, hay otras plataformas que te dan algún insight de adentro de la organización, pero que sepas en qué porcentaje haces match con las empresas, lo encuentro genial.

De hecho, si otra persona lo hubiera hecho, yo me hubiera metido para saber cuál era la empresa ideal para mi.

 

¿Quieres seguir innovando en la industria de recursos humanos?

A mi me encanta, igual que estoy un poco cansada, debo reconocer. Fueron dos años de ponerle mucho esfuerzo. La gente que ha emprendido, saben que es duro y ahora estoy en un periodo de disfrutar, de agradecer, de sentirnos orgullosos de lo que hicimos.

Lo que me gustaría si o sí es seguir en el mundo de la innovación y la transformación digital.

 

¿Qué ha sido lo más duro de emprender?

Uff… la verdad yo no sabía en qué me estaba metiendo cuando empezamos con esto. Para mí, en lo particular, lo más difícil fue la venta pura, o sea, el que no te contesten el teléfono, te dejen plantado, que no te contesten los correos...

Yo pensaba : -¿Cómo hago para no ser una molestia y en cambio llegar con algo distinto que merezca la apertura de un espacio?-.

 

¿Cómo te equilibraste en esta parte?

Hay que sacar una piel un poco más gruesa para que no te duela tanto porque quizás, si eres más sensible, el hecho de que no te respondan, o te respondan de mala forma, te puede herir.

Pero al final, tienes que pensar que no te lo están diciendo a ti como persona sino que tal vez esa persona está con otras prioridades o tu producto no es una prioridad para su agenda.

Uno tiene que tratar de separar el no como persona del no a tu solución.

¿Recuerdas un error importante que hayan cometido y cómo lo solucionaron?

Nos enamoramos mucho de nuestro producto y perdimos perspectiva de la estrategia de negocios más grande. Nos enfocamos en cómo mejorar el algoritmo, cómo aplicar inteligencia artificial, cómo incluir machine learning y descuidamos la estrategia comercial.

 

¿Cómo solucionaron este desequilibrio?

Primero, los mentores de la incubadora de Imagine Lab fueron extraordinarios. Nos pusieron la alerta del enamoramiento en el que estábamos.

Y después, con la adquisición, el Grupo DNA vino a equilibrarlo con su fortaleza comercial.


¿Cuál es su modelo de negocios?

Bueno, ¡lo cambiamos muchas veces!. Ese fue otro de los aprendizajes. Empezamos en que por cada vacante postulada, la empresa pagaba. Después pasamos a subscripción anual y hoy día, en los últimos seis meses, llegamos a un modelo de suscripción mensual o subscripción anual pero con ciertos productos en cada uno de esos tipos de pago.

 

¿Cómo se financiaron?

Los primeros recursos salieron de CORFO, fase 1 y 2. Para nosotros fue vital ser incubados por Imagine Lab porque ellos hicieron de puente entre nosotros y CORFO y nos prepararon para ganar ambas fases.

 

Qué obstáculos tuviste en relación al levantamiento de capital

Para mi fue un mundo nuevo. Venía del mundo corporativo, súper normado, con procedimientos y entré al de “aprende desde cero…”. No tenía formación en marketing, estrategia ni ventas.

Aprender de pitch, pudiendo expresar tu solución en 30 segundos, fue un gran paso y me enamoré del tema de las comunicaciones y el marketing. Encuentro que cualquier cosa, si la cuentas como una historia, es súper interesante.

Por otro lado, me daba miedo salirme del mundo de recursos humanos y la posibilidad de fracasar. Me preguntaba: -¿seré buena en esto?-.

“Pero al final, si le pones corazón y estudias, funciona.”

Bueno, y podríamos concluir que gracias a que conocías la industria en la que emprendiste, las cosas funcionaron mejor...

Sí, porque cuando me juntaba con las empresas, sabía cuál era el dolor… entonces les decía: -cuando yo estaba en tu cargo…, cuando yo hacía esto dentro de la organización, me pasaba esto y esto.. -. Entonces, sí eso facilitó mucho las cosas.

 

¿Por qué elegiste a Hans como tu cofundador?

Porque Hans es como un hermano, teníamos una complicidad máxima. Él es ingeniero civil e industrial y economista. Es mucho más estructurado… mucho más inteligente que yo -Irene suelta una carcajada-,  pero yo aportaba con la parte de las relaciones, entender la comunicación, el producto de recursos humanos. Él, la parte financiera, comercial y la planificación.

Además, había trabajado en CORFO, por lo que sabía mucho de la parte de fondos concursables.

 

¿Qué visión tienes sobre el exit?

Depende de lo que tu quieras para tu vida. Lamentablemente en Latinoamérica es muy difícil, sobre todo en un país pequeño como Chile, poder escalar en una magnitud grande como lo pudo a hacer Cornershop. En países lejanos a Sillicon Valley cuesta más si no tienes los contactos claves en incubadoras gigantes como Y Combinator o 500 startups.

Si hoy en día hiciera otra startup, lo haría diferente. Trataría de fundarla probablemente en Estados Unidos o en México. Te catapulta distinto, tienes otra clase de recursos… ojalá algún día eso cambie.

Como país, en Chile estamos haciendo cosas muy interesantes que también están trayendo las miradas desde afuera, pero creo que eso... depende de lo que quieras.

 

Tu tienes la visión como emprendedora y la de gerente de recursos humanos, que ayuda a otros a conseguir su trabajo ideal. Desde ese punto de mira ¿Emprender es para todos?

El emprendimiento es para los valientes y los que quieran aprender y sacar adelante algo que les apasione. Si no tienes algo que te haga vibrar, no lo hagas. Házlo si de verdad te enamora lo que estás haciendo y crees que estás haciendo un bien y algo grande . Sino, sigue esperando a que te llegue una idea.

Tienes que hacer algo que te encante, porque sí demanda mucho. Estudiar, aprender... tienes que dejar que te den mucho feedback negativo, vas a tener muchos no como respuesta. Y también vas a tener aliados maravillosos.

 

¿Qué herramientas personales te han acompañado en el camino?

Es injusto porque yo tengo una fuente infinita de amor que es mi hija de tres años. A esa niña la veo todos los días y juego con ella, después de buscarla en el jardín. Me llena el corazón de alegría y yo digo: -no puedo estar más agradecida de la vida de tener este ángel aquí.-

Tener clara cuál es tu prioridad y qué es lo más importante para ti en lo personal, sea tu pareja, tu hija, tu perro, tu deporte, algo que te hace feliz, que te energiza, es súper importante.

 

-

Finalmente, Irene dejó a disposición su correo irene@thebonding.cl para los que quieran contactarla.





TIMELINE DEL EPISODIO

 

00:00 - 1:33 Introducción

1:33 - 2:09 Quién es Irene

2:09  - 2:40 Por qué deciden emprender

2:40 -  3:49 Qué es The Bonding

3:49 -  4:15 Cuántos usuarios tienen en la plataforma

4:15 -  10:43 Detalles de la adquisición por el grupo DNA

10:43 - 12:13  Qué aprendizaje te queda de este proceso tan fluido para lograr el exit.

12: 13  - 15:29 ¿Qué impacto socioeconómico generó The Bonding?

15:29 - 16:06  ¿Quieres seguir innovando en la industria de recursos humanos?

16: 06 - 17:33  ¿Qué ha sido lo más duro de emprender?

17:33 - 19:13  Recuerdas un error importante que hayan cometido y cómo lo solucionaron

19: 13 - 20:25  Cuál es su modelo de negocios

20:25  - 21:53  Cómo se financiaron

21:53 - 24:05 Qué obstáculos tuviste en relación al levantamiento de capital

24:05  - 24:50  Relación con su cofundador

24:50 - 25:13   Cómo hicieron la valorización y en cuánto vendieron la empresa

25:13 - 27:25  ¿Qué visión tienes sobre el exit?

27:25  ¿Emprender es para todos?

28:47 ¿Qué herramientas personales te han acompañado en el camino?

 

¿Cómo te pareció el artículo?
7
0
0
0
0
0
Comentarios