headerblog

Neurognos abre ronda de inversión a través de Founderlist

Alejandro Bisquertt es el chileno que desarrolló, en un laboratorio de la Universidad de California en San Diego, un test para detectar el Alzheimer a través de una simple muestra de sangre que revela los resultados en 3 horas. La empresa se constituyó en 2016 y ahora se encuentra en etapa de validación en la Clínica Dávila de Santiago de Chile. Neurognos es una de las 6 startups de biotecnología en Chile y es la nueva oportunidad de inversión en Founderlist.

 

“Creo que es de las pocas oportunidades en Latinoamérica que tienen el potencial de ser una solución mundial y esto lo demuestra el interés que se ha generado en entidades de apoyo a emprendimiento globales y en farmacéuticas internacionales”. Estas son las palabras de Felix Halcartegaray, uno de los inversionistas líderes de la ronda de Neurognos.

 

¿Cuál es la solución?

El producto consiste en un test de detección para el Alzheimer a través de una muestra simple de sangre, en donde se analizan bio-marcadores -moléculas que están en la sangre que representan lo que está ocurriendo en el cerebro- y genes relacionados con esta enfermedad neurodegenerativa mediante un algoritmo basado en "machine learning".

 

Abordan uno de los peores problemas de salud del mundo

En palabras del fundador de Neurognos, Alejandro Bisquertt: “El Alzheimer es uno de los peores problemas de salud en el mundo y es la única enfermedad en la que no se ha logrado revertir la muerte. En los últimos 20 años hemos bajado la mortalidad por cáncer de mama, de próstata, de ovarios, por VIH y por enfermedades del corazón. La única que ha aumentado la mortalidad es el Alzheimer.”

Para la muestra, en Chile hay 200.000 personas que sufren de Alzheimer, en Estados Unidos, cinco millones, y en el mundo, 50 millones la padecen, número que según predicciones estadísticas se triplicará hacia el año 2050.

El mayor factor de riesgo para que esto suceda es el envejecimiento de la población. 1 de cada 9 personas la padecerá después de los 65 años y 1 de cada 3 después de los 85.

 

La solución que entregan es la más rápida de las que se han creado hasta la fecha

Para poder entender porqué este producto es un hito en la historia de las enfermedades neurodegenerativas, veamos los antecedentes.

Cuando hay enfermedades complejas, como las neurodegenerativas, los médicos se juntan en grupos y establecen criterios de diagnóstico. En el caso del Alzheimer,  la mayoría de estos criterios fueron desarrollados en Europa y Estados Unidos. Esta es la primera vez que se crea una solución vinculando un país latinoamericano.

Sumado a este avance para la industria biotecnológica en Chile, hay que resaltar la reducción en los tiempos de diagnóstico que permite el test de Neurognos. Hasta ahora, cuando se cree que una persona tiene Alzheimer debe visitar al neuropsicólogo 2 a 3 veces y a un neurólogo 2-3 veces más para hacerse de 6 a 8 exámenes. Con facilidad, el diagnóstico puede tardar 6 meses. Es ineficiente, caro y angustiante. Neurognos busca que en un solo test y con una muestra de sangre la persona pueda tener un diagnóstico certero en 3 horas.

 

Están en proceso de validación, con miras a tener un producto comercial en 2 años más

 

Hay que entender que una startup de biotecnología no tiene las mismas posibilidades para validar comercialmente un producto como las tienen las startups que desarrollan servicios de software o aplicaciones. Los emprendimientos de BioTech están altamente regulados. No puedes salir y venderlo así no más.

En el caso de Neurognos, el test para el Alzheimer se encuentra en estado de validación en la Clínica Dávila de Santiago de chile y se aplica a algunas personas que entran al estudio cumpliendo criterios específicos. Los elegidos firman un consentimiento informado y se les realizan las muestras de sangre para entrar al análisis.

Alejandro proyecta tener un producto comercial en 2 años más con los máximos estándares de calidad que pide Chile y Estados Unidos.

 

La historia de su fundador

Creo firmemente que a uno le puede ir bien en la vida y al mismo tiempo hacerle bien a la sociedad. En días en los que inversionistas te dicen que no, te mantiene enfocado la consciencia de que tienes una misión de ayudar a millones de personas que están sufriendo por enfermedades neurodegenerativas” Alejandro Bisquertt.

 

 

Nació en Estados Unidos pero creció en Chile rodeado de una familia llena de artistas. Alejandro cuenta que el único que estaba conectado a la ciencia era su abuelo y a él le debe su inclinación hacia este campo.

Estudió bioquímica en la Universidad Católica y gracias al nivel de la formación de biología molecular y genética en Chile, encontró un trabajo en Estados Unidos en el Alzheimer's Disease Research Center de la Universidad de California en San Diego.

Fue allí donde nació la idea de Neurognos. “Yo estaba  a cargo de un banco de cerebros a donde nos llegaban para ser estudiados los cerebros donados por personas fallecidas que habían sufrido la enfermedad. Este estudio Post Mortem -después de la muerte- es el único diagnóstico definitivo hasta ahora. Al ver lo devastador que es el Alzheimer nos preguntamos: ¿cómo puede ser que tengas que estar muerto para saber lo que tienes? y comenzamos a desarrollar las bases moleculares de nuestra startup. Luego decidí volver a Chile para crearla en el 2016” relata Bisquertt.

Complementando su formación como bioquímico, y respondiendo a las exigencias especiales de hacer un emprendimiento en biotecnología, entró a la Universidad de Johns Hopkins a cursar Administración de Empresas Biotecnológicas.

 

Por qué volver a Chile

El equipo de Neurognos tiene una importante ventaja competitiva y es estar inmersos tanto en el ecosistema de biotecnología chileno como en el estadounidense, pudiendo aprovechar las cualidades de ambos.

Tenía una red de contactos importante, existían apoyos gubernamentales y daba la sensación de que había un momentum”, explica Alejandro sobre la decisión de crear la startup en Chile.

En Chile los científicos y profesionales son muy buenos y contratarlos es más costo efectivo que tener recursos humanos en Estados Unidos. Para que te hagas una idea, tener un científico contratado con seguros allá puede costar 300.000 dólares anuales, mientras que en Chile, 75.000.

Y en Estados Unidos, tienen las conexiones con profesionales que tienen la experiencia ejecutando el desarrollo de productos de biotecnología y las tecnologías más avanzadas para hacerlo.

 

En la búsqueda por capital inteligente abren ronda de inversión a través de Founderlist

En su propósito de contribuir al desarrollo de Chile a través de creación de startups biotecnológicas exitosas, que tengan un impacto en la sociedad, Alejandro está buscando inversión a través de Founderlist.

  • Monto total de la ronda: CLP $49 millones.
  • Monto mínimo para invertir: CLP $2 millones.
  • Instrumento de inversión: Equity -Compra de acciones de la compañía-.
  • Inversionistas Líderes de la ronda : Felix Halcartegaray y Loreto Caballería.

 

Revisa detalles de la ronda y de la startup Neurognos aquí

¿Cómo te pareció el artículo?
0
0
0
0
1
0
Comentarios