headerblog

5 situaciones que reconoce cualquier emprendedor y cómo resolverlas

Bienvenido al emprendimiento. El camino que escogiste puede ser solitario, complejo e inseguro. Tu familia y tus amigos quizás te darán la espalda y en algunos momentos, dudaras de tu idea. Pasarás por algunos momentos que definen si sigues en la lucha para tu negocio o si te rindes y vuelves a tu trabajo cómodo.

No te asustes. Estas situaciones son de las peores que pueden pasar mientras estás emprendiendo, pero no son inherentes al camino que escogiste. Son posibilidades reales que yo y otros emprendedores hemos enfrentado en algún momento. Es imposible evitar que el camino al emprendimiento se ponga complicado en algún momento, pero quisiera compartirte una lista de consejos y herramientas que otros emprendedores e inversionistas han usado para superar las situaciones comunes del emprendimiento.

Sigue leyendo para aprender como otros emprendedores han enfrentado estas cinco situaciones comunes.

 

1. Amigos, novios y/o familiares que dudan de ti y de tu proyecto.

 

Por mucho que crees en ti mismo o en tu proyecto, el apoyo de tus familiares y tus amigos siempre ayuda para alentarte el camino. Sin embargo, no siempre están atrás tuyo al momento de tomar la decisión de emprender. Angel Andraca, fundador y CEO de Ttanti, una compañía que hace relojes usando maderas chilenas y mecánica suiza, dijo sobre sus primeros años como emprendedor:

“…al pasar el tiempo es normal comenzar a recibir dudas, críticas u otro tipo de comentarios que en lo general nos molestan y que posiblemente puedan extinguir aquella motivación que tanto nos iluminaba en un principio. La clave en este sentido es establecer objetivos claros y alcanzables, además de aclarar plazos razonables para poder cumplirlos.”

Por su lado, Danny Sierra, líder del Open Citizen Innovation Strategy en Bogotá dice:

“En los proyectos de emprendimiento que he comenzado, casi siempre por parte de mis amigos hay un entusiasmo porque yo o el equipo hagamos algo, pero siento que es por el sentimiento de amistad o amor que tienen por mí. En lugar de fijarme en esto, lo que hago es apoyarme y centrarme en conectar con proveedores y canales de ventas.”

 

2. Haber sido rechazado numerosas veces de incubadoras, concursos y oportunidades de inversión.

 

Parte de ser emprendedor es enfrentar constantemente el rechazo. Ningún emprendedor llega al éxito desde el primer intento porque una startup siempre busca mejorar su producto y proveer un mejor servicio a su cliente. Sin embargo, puede ser difícil levantarse el día después de ser rechazado para seguir vendiendo tu producto. Esto es lo que dice Nathan Lustig, Managing Partner de Magma Partners y emprendedor serial, al respecto:

“Hay tres razones por las que no has ganado un concurso o has sido rechazado por una incubadora y/o fondo de inversión.

 

    A) Tu proyecto, el equipo o algún otro aspecto de la empresa no están realmente buenos.

    B) Puedes tener una muy buena idea y un muy buen equipo, pero te falta tracción.

    C) Las incubadoras/Inversionistas/jueces están equivocados

 

Tienes que pensar muy bien en qué categoría estás realmente. Tienes que ser muy honesto contigo mismo, porque normalmente las razones por las que has sido rechazado es por A o por B. Nunca he visto una compañía con mucha tracción y ventas en un mercado grande, sin recibir inversión.”

Si es que te encuentras en las primeras dos categorías, no te asustes. Siempre puedes ir mejorando tu producto, o creando otro negocio, hasta que recibas inversión o ganes el premio. De hecho, Oscar Solar, CEO y Fundador de Coffee Go dice:

“Ganar premios, o calificar, no es garantía de éxitos, por ende no haberlos ganado no significa la derrota ni el fracaso.”

No te des por vencido con el primer rechazo. Sigue aprendiendo y mejorando tu producto hasta que llegues a resolver el problema que quieres solucionar.

 

3. Creer tener un buen producto, sin haber vendido nada.

 

La mejor validación para un buen producto es la aprobación del mercado. Si no estás vendiendo y resolviendo los problemas de tus clientes, puede que tu producto no es tan bueno como imaginas. Aunque en otras situaciones, los emprendedores puedan tener opiniones distintas, cuando se habla de ventas, todos están de acuerdo: si no estás vendiendo, no te estás enfocando lo suficiente en lo que necesita el mercado. Esto es lo que dicen varios emprendedores al respecto:

“Procura acercarte al mercado lo más rápido posible, intenta validar tu producto, pivotea si crees que es necesario, busca otro segmento de clientes, pero no te enamores de tu idea, esto te puede costar muchísimo tiempo y dinero.” – José Antonio, ex Coordinador Nacional Emprendedores Anónimos Ecuador y Consultor independiente.

"Cuando piensas en tu producto, estás pensando en tus ideas y finalmente en ti mismo. Deja de pensar en ti y dedícate a pensar en tu cliente, ve y habla con él, conócelo, descubre cuáles son sus problemas, cómo los está resolviendo, por qué no te compra y por qué sí le compra a otros.” - Juan Franco — CEO de iCi

“Comienza por resolver problemas más que tratar de que se te ocurran ideas de negocio. Conoce a la perfección a tus clientes para que logres ir resolviendo un determinado problema.” – Ury Sarabia, COO y Co-Fundador de Apremy y Startup Essentials

 

4. No encontrar desarrollador, contador o practicante.

 

¿Qué pasa cuando tienes la idea pero no el talento para realizarla? A veces toca aprenderlo solo. También se pueden contratar personas freelance que te puedan ayudar a llegar a un prototipo para poder buscar inversión y crear un equipo. No es necesario que lo hagas todo a solas, pero si te cuesta crear un equipo, puede ser un buen ejercicio ser más independiente, aún con las partes técnicas del negocio.

Lo que dice Oscar Solar al respecto:

“Aprende. Existen múltiples herramientas para poder desarrollar maquetas, prototipos y fases operativas de primera instancia, en contabilidad, finanzas, web, entre otros. Perfeccionate; verás, también, que haciendo lo que necesitas te permitirá mañana pedir objetivos claros, desde la experiencia práctica. Es un buen ejercicio de liderazgo hacer, con tus manos, lo que quieres que se haga.”

 

5. Intentar vender sin tener página web, o no saber testear la página que tienes.  

 

Cuando estás empezando a prototipar tu producto o crear el MVP para tu negocio, no es necesario tener el sitio web más bonito y perfecto. Lo más importante es poder comunicarte con tus clientes y servirles con tu producto. Si puedes llegar a ellos sin página, bien. Si crees que necesitas la web para atraerlos, te dejamos algunos comentarios para agilizar un poco el proceso.

“Recuerda que las páginas web son seres que hay que mantener con vida y que construir una es como construir un producto, lo ideal es aprender lo más rápido y barato posible. Para esto, recomiendo Weebly, porque te permite crear páginas web de manera fácil y ajustarlas muy rápido (incluso desde tu móvil) cada vez que se te ocurre una mejora.” – Juan Franco, CEO de iCi.

Sin embargo, Alejandro Matamala, el co-fundador de Deenty, una plataforma que ayuda a dentistas y clientes encontrarse, dice:

“Si tu emprendimiento depende de tu página web comienza a probar diferentes estrategias para medir cual es la más efectiva para conseguir tracción y clientes. Con muy poco presupuesto y con un plan de acción estructurado puedes comenzar a testear tu página.”

 

Estas situaciones son comunes para cualquier persona que elija el camino del emprendimiento. Aunque los consejos de otros emprendedores no pueden garantizar que no enfrentarás dificultades en tu negocio, pueden aliviar algunas dudas. Para juntarte a una comunidad que entienda las dificultades de emprender, puedes registrarte en FounderList y revisar nuestra biblioteca!

 

 

¿Cómo te pareció el artículo?
1
1
0
0
0
0
Comentarios