headerblog

6 razones por qué NO deberé­as buscar inversionistas para tu compañí­a

Emprendedor: Tengo una brillante idea para emprender que no existe en ninguna parte. Ya he conseguido un socio que va a hacer el desarrollo tecnológico a cambio de algunas acciones y yo me encargaré de la parte comercial. Creo que es hora de ir a conseguir inversionistas.

Pregunta insidiosa: Y si no consigues inversión, ¿qué vas a hacer?

Emprendedor: Bueno, entonces no creo que pueda desarrollar lo que estoy pensando y me quedaré en mi trabajo actual.

Escuchar ese tipo de historias es algo recurrente en el ecosistema de emprendimiento. La creencia de que las “ideas de negocio” lo son todo y que alguien va a estar dispuesto a aportar dinero a la startups sin mayor evidencia, quizás no es el mejor acercamiento a un inversionista.

Aunque la inversión puede ser un recurso útil y es totalmente válido levantar capital, también existen razones para pensar dos veces en si hacerlo o no.

1. No busques inversión si no tienes experiencia y/o conocimientos en la industria en la que quieres emprender.

Te va a tomar muchísimo tiempo aprender todo lo que necesitas. Si realmente quieres conseguir inversión, lo primero que deberás entender es que necesitarás demostrar evidencia de que tienes algo interesante y que tienes la posibilidad de llevarlo a cabo. Evidencia tiene que ver con quién eres, quién es tu equipo y que han logrado conseguir para tomar la decisión de formar una empresa. Si nunca has mostrado un interés en la industria donde quieres emprender, un inversionista puede dudar de tu compromiso con el problema que quieres resolver.

2. No busques inversión si no tienes tracción.

La tracción se puede definir como una muestra que tu solución ya está ayudando a varias personas, o que hay un interés de parte del público en tu negocio. La tracción se puede medir en términos de ventas, ingresos, usuarios registrados, usuarios activos, alianzas, tráfico u otra métrica que sea relevante. Si estas en etapa temprana, no es necesario tener miles de usuarios, pero habrá que mostrar que ya estás agregando valor para un grupo de personas.

Muchas veces he tenido la mala suerte de escuchar emprendedores que responden de la siguiente manera cuando les preguntan si ya están vendiendo o tienen usuarios: “Aún estamos desarrollando funciones indispensables de la plataforma, por lo que no tenemos usuarios todavía”. Si eres uno de esos emprendedores, te animo a dejar los pies en la calle buscando, explorando y entendiendo a tus clientes antes de pasar horas en eventos, donde lo único que vas a conseguir será un par de likes de tus mejores amigos en Facebook.

3. No busques inversión si tú y el resto de los fundadores tienen alguna mínima duda de lo que están haciendo.

Necesitas estar completamente convencido y entusiasmado con lo que estás construyendo. Como emprendedor, siempre te encontrarás con gente que dice que estas loco o que tu idea no funcionara. Tu tienes que tener la fe que funcionará - bajo cualquier circunstancia - para que un inversionista crea en tu capacidad de cumplir con tus metas.

4. No busques inversión si no estás trabajando full-time en tu emprendimiento.

Un inversionista quiere ver compromiso. Si el mismo emprendedor no quiere dedicarle todo su tiempo al proyecto, por qué un inversionista le daría un poco del suyo? Del mismo modo, buscar inversión puede ser un trabajo full-time en sí. Sería casi imposible estar en reuniones con inversionistas, ir a tu trabajo cotidiano y dedicarle tiempo a desarrollar soluciones para tus clientes, todo a la vez.

5. No busques inversión si estás enamorado de tu solución y es altamente probable que no estés abierto a recibir feedback que haga pedazos tu producto.

Esta bien que hayas tenido tres apariciones en la sección de emprendimiento de un diario y te hayas ganado algún concurso de startups, pero esas cosas no significan que tienes una buena idea. De hecho, tu primera idea probablemente no será la solución adecuada al problema que quieres resolver, y la segunda y tercera tampoco. Una startup es un experimento y tienes que saber recibir feedback para mejorar tu producto. Enfócate en resolver el problema y no en tu solución en sí.

6. No busques inversión en Latinoamérica si crees que tu startup vale millones de dólares solo por tener una “buena” idea.

Las valorizaciones de startups in Latinoamerica tienden a ser más bajas que las valorizaciones de startups en EEUU o Europa. Se realista con la cantidad de dinero que necesitas para levantar tu negocio y empezar a probar tu idea. En una primera ronda, entre US$25-200K seria lo máximo que deberías esperar, y con eso podrás desarrollar un primer producto.

Un inversionista mirara factores como experiencia en la industria donde quieres emprender, tracción interesante, primeras ventas (sin importar que tu producto no esté terminado) y flexibilidad para aprender y cambiar los planes a corto plazo, como demostraciones interesantes de que tu startup merece inversión. La idea en si es de menor importancia.
 

Si de verdad queremos que el ecosistema emprendedor madure y que más inversionistas quieran tomar el riesgo de invertir en startups, debemos cambiar nuestra manera de pensar. Pasándola de concurso en concurso y viviendo de las fotos glamorosas no vas a conseguir ninguna solución interesante. Existen muchas startups que ya están creciendo a nivel mundial que no recibieron ni un peso de inversión, pero con la creatividad han podido salir adelante. Hay muchas buenas razones como para buscar inversión, especialmente si puedes mostrar que podrías seguir sin ella. Pero si estas en una de las situaciones que mencionamos, sigue emprendiendo y trabajando hasta que llegues al momento de buscar inversión.

Si ya estás buscando inversión, crea tu perfil en FounderList hoy para conectarte con mas de 300 inversionistas ángeles en Latinoamérica que están buscando invertir en negocios innovadores.
 

¿Cómo te pareció el artículo?
0
0
0
0
0
0
Comentarios